Manzanas grandes, redondas con una carne densa muy dulce y crujiente. Son muy ricas en pectina, azúcares y vitamina C, así como también aportan potasio, sodio y vitaminas del complejo B y C, nutrientes fundamentales para nuestro desarrollo y la salud y depuración de nuestro organismo.